Home

El cartón reciclado

Los envases de cartón reciclado podrían contener sustancias tóxicas procedentes de los periódicos usados en el reciclaje, según un reciente estudio.

 

Una investigación realizada por especialistas del Departamento de Seguridad Alimentaria de Cantón, en Zurich (Suiza), y repetida en Alemania, alerta sobre la posible toxicidad de los envases alimentarios elaborados con cartón reciclado.

 

 

 

El estudio ha cuestionado el reciclaje del papel para su uso alimentario. Estos investigadores han demostrado cómo sustancias tóxicas procedentes de periódicos contaminan alimentos envasados con cartón reciclado. El problema radica en unas sustancias, los aceites minerales, procedentes de la tinta utilizada por las imprentas, que habrían contaminado los alimentos por contacto. Ciertos alimentos envasados en cartón reciclado podrían llegar a contener entre 10 y 100 veces más aceites minerales que el límite tolerado, con efectos perjudiciales en la salud, según pruebas experimentales.


La investigación realizada en Alemania, con resultados similares a la suiza, determina además que los aceites minerales migran a través de las múltiples bolsas plásticas que se colocan para mantener los alimentos frescos y secos. El estudio indica que solo las bolsas de aluminio o las fabricadas con ciertos plásticos constituyen una barrera eficaz para impedir la contaminación de los alimentos con aceites minerales. Además, y según revela el estudio alemán realizado en 119 envases alimentarios, cuanto más tiempo se almacena un producto en los estantes, más aceites minerales absorbe. Por ello, sería interesante elegir siempre el producto con fecha de envasado más reciente, si bien los consumidores tendrían que exponerse a estos alimentos contaminados durante muchos años para estar en riesgo.

 

Resultados en envases aún preliminares.

 

Alrededor de 30 de los 119 productos analizados no contenían aceites minerales. Sin embargo, todos los demás excedieron el límite y la mayoría de ellos tenían diez veces más que el nivel tolerable. A largo plazo y, en promedio, podrían superar 50 veces el límite e incluso muchos de ellos varios cientos de veces. Según la legislación europea, el límite de hidrocarburos saturados de aceites minerales en los envases debe ser de 0,6 mg/kg. El uso de cartón normal no eliminaría de forma completa el riesgo, según los responsables del estudio. La razón sería que los alimentos ya envasados se almacenan y transportan en enormes cajas fabricadas con periódico reciclado, que también son una fuente de contaminación.

Las investigaciones realizadas hasta ahora en envases no son suficientes para justificar la retirada del cartón reciclado

Por su parte, el Gobierno alemán advirtió a las empresas de alimentos que deben tomar medidas para reducir el riesgo y estudia posibles regulaciones al respecto. En Reino Unido, la Agencia para Estándares de Alimentación (Food Standards Agency) realiza su propia investigación para determinar qué proporción de aceites minerales tienen los envases reciclados. Si el estudio arroja que hay riesgos, se tomarán medidas inmediatas para proteger a los consumidores.

Mientras tanto, algunas empresas internacionales del sector de la alimentación han anunciado cambios en sus envases fabricados con cartón reciclado, mientras que otras han reforzado sus controles para garantizar que sus envases estén libres de estos aceites. Por otro lado, la Federación de Alimentos y Bebidas del Reino Unido, que representa a las compañías del sector, declaró al respecto que el estudio suizo era un buen punto de partida para más investigaciones, pero que no era suficiente para justificar que se elimine el uso del cartón reciclado.

En la Unión Europea, más de la mitad del cartón que se utiliza se fabrica con material reciclado. El coste de las materias primas, y no solo en lo que se refiere al alimento en sí, es un factor determinante en las empresas del sector. Se utiliza material reciclado porque es más barato que el cartón que se fabrica a partir de pulpa virgen y, además, no se produce tanta pulpa como para satisfacer la demanda. Los periódicos son una de las principales fuentes de papel y constituyen una materia prima muy utilizada para la fabricación de los envases alimentarios. Reciclar el papel y convertirlo en un nuevo producto puede ser beneficioso para el medio ambiente ya que evita nuevas talas de árboles y procesos de elaboración de papel, con el consiguiente ahorro de energía y reducción de efluentes contaminantes, pero podría no serlo para la salud.

 

Materiales en contacto con alimentos

La complejidad del desarrollo legislativo de las materias plásticas en contacto con alimentos, que se estudia desde hace varias décadas y aún no ha finalizado, ha originado que otros materiales como el papel y el cartón todavía no cuenten con regulación plena en la Unión Europea. Sin embargo, los diferentes países miembros han creado mecanismos de vigilancia para evaluar el empleo de fibras recicladas de celulosa obtenidas a partir de papel y cartón recuperado, sin olvidar los potenciales contaminantes adicionales que pueden retener estas fibras, aunque se hayan sometido a un proceso de limpieza previo.

Estos contaminantes adicionales pueden proceder del propio material, no destinado en principio a uso alimentario, o del uso previo al de envase de alimentos. Por otra parte, comisiones de expertos desarrollan las líneas directrices sobre el empleo de papel y cartón obtenido de fibras recicladas de celulosa para estar en contacto con alimentos en las que se exponen las recomendaciones sobre el correcto uso de estos papeles y cartones, así como las características de pureza de los mismos.

 

El reciclaje del papel.

 

El proceso de reciclaje del papel es largo y complejo y en él se incluyen las siguientes etapas:

Pastificación: el papel se somete a un proceso de pastificación, se le añaden disolventes químicos específicos a las fibras de papel y se separan.

Criba mediante la cual se retira todo lo que no son fibras de papel.

Centrifugación: los materiales se separan por su densidad y quedan en diferentes estratos el papel y los lodos.

Flotación (eliminación de la tinta): se añaden burbujas de aire para que la tinta se separe de los lodos.

Lavado de las pasta para retirar las pequeñas partículas que pueden quedar.

Blanqueamiento, en la mayoría de los casos con peróxido de hidrógeno o hidrosulfito de sodio.

Según muestran los resultados de este estudio, la pasta resultante que se utiliza después en la elaboración de envases alimentarios contiene aceites minerales procedentes de la tinta.

 

Las tintas.

 

La tinta es un complejo compuesto de resinas, aditivos y colorantes responsables del color. Entre las sustancias utilizadas en su fabricación figuran los aceites minerales cuyo origen son los destilados del petróleo. El desarrollo de sistemas de impresión que garanticen la máxima calidad y puedan utilizarse sin olvidar el medio ambiente es una constante en un sector cada vez más consciente de la importancia de la ecología como distintivo en el mercado.

Las empresas exigen cada vez más a las imprentas con las que trabajan una certificación ecológica. Algunos fabricantes cuentan con series de tintas naturales compuestas de aceites vegetales, como linaza, ricino o soya. En estas tintas ecológicas no se emplean aceites minerales, que constituyen hasta un 15% de las tintas convencionales. La utilización de tintas con aceites vegetales evitaría el problema de los restos de aceites minerales en el cartón reciclado.

Hoy en día, los periódicos se esfuerzan en obtener certificaciones como la ISO 14.001, Norma de Gestión Medioambiental, que acrediten su buen hacer en este campo, por lo que la utilización de tintas vegetales facilita su gestión al reducir los residuos considerados peligrosos. Al mismo tiempo, las reglamentaciones nacionales e internacionales se hacen cada día más estrictas y obligan a las empresas a utilizar nuevos procedimientos más ecológicos que los tradicionales. EROSKI.

 
Representadas
Please update your Flash Player to view content.
Maquinas Kugo SL
Banner
Próxima Feria
Banner
Anuncios
Banner